domingo, 13 de mayo de 2012

Puente Romano Guadanuño - Puente Califal Guadiato

Datos de la ruta:
Nombre: Puente Romano Guadanuño - Puente Califal Guadiato
Distancia: 4,4 km
Duracion: 2h
Dificultad: baja






Aprovechando el buen tiempo que está haciendo y que el calor (siempre que vayas por la sombra) todavía permite dar un paseo por la sierra, he decidido ir a ver 2 joyas que hay a pocos kilómetros de Córdoba, el puente romano de Guadanuño y el puente califal del Guadiato.

El mejor sitio para dejar el coche es en la entrada del Restaurante los Arenales, cruzamos el puente de los Arenales y saltamos el quitamiedos. La senda discurre por la Ribera del Rio Guadiato, ascenderemos el curso del rio siempre dejando el rio a nuestra izquierda, la senda es clara aunque hay algunos puntos en los que la vegetación es bastante abundante y nos adentrara en el bosque.

Este tramo del cauce constituye un ecosistema de gran valor ecológico y es, junto con los barrancos del río Bembézar, una de las zonas de río mejor conservadas de Córdoba e incluso de Andalucía.


A un kilómetro ascenderemos siguiendo la senda y nos alejamos un poco del rio pero siempre escuchando su rumor de fondo, en este punto la senda se ensancha y se puede caminar sin problemas.

Y a pocos centenares de metros tendremos unas vistas espectaculares del rio Guadanuño y su puente romano.


Puente Romano del siglo I. Es el puente romano mejor conservado de la sierra cordobesa. Consta de cuatro ojos: dos grandes en el centro y dos pequeños en los extremos. Construido alrededor del siglo I, fue en su tiempo unas de las vías más importantes de tránsito, tanto de ejércitos como de mercancías. Posteriormente, en época árabe, este camino uniría Córdoba con Badajoz constituyendo lo que se conocía como la Gran Ruta o «yadda» que mantuvo su importancia hasta el siglo XII. Debido a la inutilización del puente de la Tejera, esta ruta de 225 kilómetros era la más directa y estaba muy transitada. La hermana del rey de Portugal viajó por este camino hasta Córdoba para casarse con el rey Enrique IV. En su recorrido, desde Portugal, pasó por Fuente Obejuna, El Hoyo de interés histórico de Viandar, Doña Rama y El Entredicho; y por el sur, de Sierra Boyera a Villanueva del Rey a Villaviciosa, hasta el puente de La Tejera, cruzando el río Guadanuño y dirigiéndose, según las crónicas, por el valle de este río hacia el mediodía del Lagar de la Cruz, la Cuesta de la Traición, hacia el Brillante para entrar en Córdoba por la Puerta Osario.
Este puente es un claro testimonio de la enorme habilidad de nuestros ancestros para construir complejas obras arquitectónicas que, después de casi dos milenios, siguen cumpliendo su función. Repartidas por toda nuestra sierra, estas magníficas obras dan fe del enorme auge que en su día vivió la civilización romana. Tras muchos siglos de historia aún en nuestros días sigue sorprendiéndonos la riqueza y calidad de vida que su legado ha aportado a los cordobeses a lo largo de los tiempos.

Info extraída de la publicación “Andar por la sierra de Córdoba”


Puente romano Rio Guadanuño




A los pies del puente encontramos un paraje de increíble belleza, es un punto perfecto para descansar y retomar fuerzas, aguas arriba del puente tenemos caídas de agua y aguas abajo tenemos la desembocadura en el rio Guadiato con aguas en calma, aquí podemos ver gran cantidad de peces, insectos, aves y otros animales.
Coenagrion Mercuriale

Cruzamos el puente sintiendo que formamos parte de la historia, que estamos pasando por un lugar cargado de historia, desde este punto la senda se convierte en camino, a unos 100 metros cogeremos un desvió a la izquierda que nos acercara hacia el rio Guadiato, no adentramos en una pradera que en esta época del año (primavera) no deleita con un manto de flores.



Continuamos por este camino buscando el rio Guadiato y a pocos metros nos encontraremos con la imagen imponente del puente Califal. 


Puente Califal datado sobre el siglo X. La estampa de este puente sigue siendo imponente y su presencia da al paisaje un aire bucólico y solitario. Construcción de grandes sillares que, a pesar de su estado ruinoso, constituye uno de los exponentes más destacados, a la vez que desconocidos, de la arquitectura islámica cordobesa. Considerado Monumento Nacional, en la actualidad se encuentra totalmente abandonado a su suerte. Al igual que ocurre con tantos otros monumentos de la Sierra de Córdoba, su conservación es casi milagrosa. Esta obra es conocida con el sobrenombre de Puente Roto.

Existe un testimonio recogido por los lugareños que nos cuenta la historia de su fatal derrumbamiento en el año 1915. Según se cuenta, un pastor lo cruzaba con varias reses cargadas de picón. Un buen día el temporal había arreciado y el río venía muy subido, con lo que los ojos del puente estaban casi cubiertos. Las bestias al pasar intuían el peligro y se negaban a cruzar. El paisano a fuerza de tirones logró empujar a los animales y al paso de la última res el puente cedió a las embestidas del agua, precipitándose al vacío. Posteriormente, con el tiempo se vino abajo otro de los ojos llegando a nuestros días sólo los restos que tenemos ante nosotros y que el Guadiato sigue devorando poco a poco.
Info extraída de la publicación “Andar por la sierra de Córdoba”





Sobre los muros viejos
del puente verdinoso y en ruinas,
Flores nubes y aves dulcemente alaban la
vida.

Ah, qué tierno el amor por la mañana,
qué clara la sonrisa
del alba blanca entre pinos verdes,
Y las verdes colinas.

Sobre los muros viejos
del puente verdinoso y en ruinas
hacia la fresca aurora de los pinos un recuerdo
suspira.


Aguas arriba del puente califal.
Y desde este punto retomamos el camino de vuelta por el mismo sendero por el que hemos venido.

Mapa de la Ruta

Ver Puente Romano Guadanuño - Puente Califal Guadiato en un mapa más grande




Galeria completa de imagenes

1 comentario:

  1. Ey, muy buena la información. Espero hacer pronto una visita a esa zona.

    ResponderEliminar